domingo, 20 de mayo de 2012

El experimento de Milgram

Muy relacionado con el experimento de la cárcel de Standford del que os hablé hace poco, esta vez os voy a hablar del experimento de Milgram, otra investigación sociológica sobre el comportamiento humano y la obediencia ciega a la autoridad.

Básicamente Milgram quiso analizar cómo se comportaba el ser humano ante las instrucciones de una autoridad, es decir, si eres capaz de hacer algo malo que vaya en contra de tus valores simplemente porque te lo diga una persona que tiene la autoridad moral en ese momento.

¿Serías capaz de propinar descargas eléctricas a una persona sabiendo incluso que la puedes estar matando simplemente porque alguien te lo mande?

A simple vista la respuesta puede ser que no...pero vamos a ver como eso también lo pensaban psicólogos especialistas en el comportamiento humano antes de realizar el experimento y se equivocaron de lleno.

Veamos el experimento para entenderlo mejor:




A través de anuncios en el periódico se reclamaron voluntarios para participar en un ensayo relativo al "estudio de la memoria y el aprendizaje". A los voluntarios que se presentaron se les ocultó que en realidad iban a participar en un investigación sobre la obediencia a la autoridad

El experimento requiere tres personas: El experimentador (el investigador de la universidad), el "maestro" (el voluntario que leyó el anuncio en el periódico) y el "alumno" (un cómplice del experimentador que se hace pasar por participante en el experimento). El experimentador le explica al voluntario que tiene que hacer de maestro, y tiene que castigar con descargas eléctricas al alumno cada vez que falle una pregunta.

El "maestro" le va realizando preguntas al "alumno", si la respuesta es errónea, el "alumno" recibirá del "maestro" una primera descarga de 15 voltios que irá aumentando en intensidad hasta los 30 niveles de descarga existentes, es decir, 450 voltios. Si es correcta, se pasará a la palabra siguiente.

El "maestro" cree que está dando descargas al "alumno" cuando en realidad todo es una simulación. 

Por lo general, cuando los "maestros" alcanzaban los 75 voltios, se ponían nerviosos ante las quejas de dolor de sus "alumnos" y deseaban parar el experimento, pero la férrea autoridad del investigador les hacía continuar.

Si el "maestro" expresaba al investigador su deseo de no continuar, éste le indicaba imperativamente que continuara. Si el "maestro" se negaba a continuar repetidas veces, se paraba el experimento. Si no, se detenía después de que hubiera administrado el máximo de 450 voltios tres veces seguidas.

 
Antes de llevar a cabo el experimento, el equipo de Milgram estimó cuáles podían ser los resultados en función de encuestas hechas a estudiantes, adultos de clase media y psicólogos. Consideraron que el promedio de descarga se situaría en 130 voltios con una obediencia al investigador del 0%. Todos ellos creyeron unánimemente que solamente algunos sádicos aplicarían el voltaje máximo.

El desconcierto fue grande cuando se comprobó que el 65% de los sujetos que participaron como "maestros" en el experimento administraron el voltaje límite de 450 a sus "alumnos", aunque a muchos les colocase el hacerlo en una situación absolutamente incómoda.

Y ningún participante paró en el nivel de 300 voltios, límite en el que el alumno dejaba de dar señales de vida.

¿Por qué este experimento?

Milgram ideó estos experimentos para responder a la pregunta: ¿Podría ser que los nazis cómplices en el Holocausto sólo estuvieran siguiendo órdenes? ¿Podríamos llamarlos a todos cómplices? 

Y claro, aquí surgen una y mil preguntas sobre la responsabilidad...en el experimento ¿quien era el responsable? ¿El que pulsa el botón de las descargas eléctricas o el investigador que es el que da las órdenes?

Y así en el Holocausto nazi o cualquier circunstancia donde haya una autoridad moral: ejército, colegio con profesores, padres con hijo, jefes con empleados... ¿quien es el responsable, el que realiza la acción o el que le da la orden que tiene que realizar?

¿Fascinante no...?

Aquí os dejo más vídeos sobre más experimentos del estilo, incluso en Francia hicieron uno simulando un concurso de televisión en el que una persona realizaba preguntas a otro y si fallaba emitía descargas eléctricas... Si llegaban al final de las descargas los dos se llevaban la cantidad de dinero que correspondiera... Aquí claro, hay que añadir la variable del premio y la presión de la televisión que supongo que haría que la gente emitiera las descargas sin pensárselo mucho...

Más enlaces:
  • Experimento de Milgram en la wikipedia.
  • Experimento similar al de Milgram en la actualidad.
  • Experimento de Milgram simulado en un concurso de la televisión francesa.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué bueno Pablo!! No lo conocia este experimento y me encantaaa!! Como puede el ser humano ser capaz de llegar a esos extremos cuando alguien le manda??

Si podian coger y levantarse e irse pero ellos siguen ahi dando descargas a los pobres

Wuauuu, me encantaaaaa

Laura

Pablo dijo...

Me encanta a mí también el estudio sociológico...¿qué hubiera pasado si hubieras estado ahí?

Es increíble cómo puede cambiar el ser humano simplemente porque tenga una figura de autoridad ahí...se siente obligado moralmente a seguir con el experimiento...fascinante...

Pablo dijo...

Es lo mismo que cuando vas a cenar con amigos...¿sabes que lo que pida tu amigo de al lado te va a condicionar sobre lo que pidas tú?

Anónimo dijo...

Pues vaya, yo me levanto de la mesa y les mando a tomar por culo a todos,el otro gritando y casi muriendose y se quedan ahi sentados por cuatro duros!!!!!!
Enhorabuena por tu blog!!!

Carlos F.

Potter dijo...

Hay que estar ahi para saber como va a actuar uno en realidad...
Sobre todo cuando hay una autoridad (y si es militar ni te cuento).

Pablo dijo...

Yo creo que un tanto por ciento alto actuaría igual que los del vídeo. Aunque creo que hoy en día el respeto a la autoridad ya no es tanto y el porcentaje sería algo menor.

burbujitos dijo...

Es muy fuerte el experimento. Yo lo conocía porque estudié psicología y en la asignatura de Psicología Social se habla de éste y otros casos parecidos.
A mi siempre me ha impresionado como el ser humano actúa totalmente diferente a sus principios y valores dependiendo del contexto, no sólo por las figuras de autoridad, también ocurre cuando formamos parte de un grupo. La película "El Ángel Exterminador" de Buñuel, aunque con matices, trata un tema parecido. Como nos podemos dejar llevar por la conducta del grupo. Muy buena, por cierto.

B. Caulfield dijo...

Has visto Die Welle (la ola), trata sobre un experimento hecho por un profesor en los 60 con sus alumnos para probar que no somos inmunes a las ideologías autoritarias y dictatoriales, la historia es muy buena, desde que la vi me quedo claro que todo puede volver a ocurrir y ya no juzgo livianamente el porque las personas pueden ser capaces de permitir que ocurran este tipo de situaciones en la humanidad. Es muy complejo no?

Pablo dijo...

Tiene que ser súper interesante esa asignatura "burbujitos" de Psicología Social.. No conozco esa película de Buñuel, le dan un 8,1 en IMDB y eso es bastante...tiene buena pinta :)

Es fascinante como nos podemos dejar llevar por el grupo o por un líder...¿tan poco personalidad tenemos?

Pablo dijo...

La película de "La ola" la tengo pendiente de ver, sobre todo porque es de un aula y un profesor...es interesante debatir sobre eso si es tan "fácil" que se repita una dictadura y la pertenencia a un grupo es tan fuerte

B. Caulfield dijo...

No sé si será poca personalidad, nuestros antepasados descubrieron que mantenerse en grupo tienes más posibilidades de supervivencia, llevamos miles de años formando grupos, siguiendo a lideres, como bien dice el vídeo "es parte de la condición básica humana" es algo inherente que puede manifestarse dependiendo de las situaciones a las que te veas enfrentado. Ahora es tiempo que veas la ola, así después podemos comenzar a saludarnos como en la película. Por mi parte tb buscaré aquella película de Buñuel que comenta Burbujitos.

Varsovializate dijo...

Despues de vivir un año en Polonia e informarnos de todo lo ocurrido durante la II Guerra Mundial, mas de una vez nos ha surgido la pregunta de si los soldados nazi actuaban por obediencia al mando (si no mato, me matan) o por sus propios sentimientos de odio o lavado de cerebro que les hicieran.
Supongo que habría de todo.

Pablo dijo...

Creo que tienes razón, es causa de nuestros antepasados que en grupo tenías más posibilidades de sobrevivir :)

En el libro de "Por qué los hombres no escuchan y las mujeres no entienden los mapas" se explica esto genial.

¡La veré!

Pablo dijo...

Varsovializate, supongo que es un buen tema de debate...¿tienen que sancionar a los jefes o también (o en vez de a los jefes) a los soldados que fueron los que ejecutaron realmente?

Publicar un comentario